Cenobia Torcuato, la voz de los pueblos indígenas del amazonas

Cenobia 777x437

La vida de Cenobia Torcuato está marcada por un compromiso de lucha y de resistencia, que la llevó a impulsar su candidatura al Congreso. Una “oportunidad”, según ella, para poner en la agenda del país las peticiones de los pueblos indígenas del amazonas colombiano, a quienes ha defendido durante sus más de 20 años de trayectoria pública.

Esta valiente lideresa indígena, oriunda del pueblo Curripaco, nació en el municipio de Inírida, capital de Guainía, uno de los departamento más pobres y aislados de Colombia, donde solo es posible llegar en avión o por vía marítima.

Allí, pese a las limitaciones, empezó a allanar el camino que la llevaría a trabajar por su pueblo desde que era adolescente y a convertirse, como dice ella, en la “piedra en el zapato” de aquella clase política tradicional que ha dirigido el departamento a su antojo.

Cenobia

Estudió Administración Pública y con mucho disciplina logró culminar una especialización en Gerencia de Proyectos. Todo con el fin de prepararse para liderar varios procesos en su región, que forman parte del modelo desarrollo sostenible que propone para sacar adelante a su departamento y a los pueblos originarios que conforman nada más que el 80 porciento del Guainía.

Sin embargo, por ser mujer e indígena ha tenido más dificultades para ser escuchada. Por eso, habla fuerte y alza la voz para defender con firmeza los derechos de esas comunidades indígenas de su región, que precisamente la alentaron a tomar la decisión de aspirar a la Cámara de Representantes. Pues quieren tener una voz propia que los representante ante el Congreso de la República.

Congreso indigena8

Así, hoy busca llegar al Legislativo de la mano de la mano del Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), siendo parte de esos líderes alternativos que prometen ser la renovación de la política en Colombia.

Desde allí, no solo quiero luchar para que los 115 pueblos indígenas, que han sido históricamente excluidos en Colombia, sean tratados con dignidad y respeto. Sino también para visibilizar las necesidades de los sectores menos favorecidos y luchar por los derechos de las mujeres, de los jóvenes y de la madre tierra.